La Mejor Información Deportiva

Balaídos y Dinamarca, una historia de amor

0

El amor es imprevisible, no entiende de convencionalismos, ni tampoco de distancias. Tan bello como irreverente, el amor a veces nos trae historias idílicas como la del Celta de Vigo con Dinamarca.

Como buen relato romántico, todo comienza con un flechazo, una primera vez que da pie a las más bellas historias. En nuestro caso, este flechazo se llama Michael Krohn-Dehli, llegado en la temporada 12/13 procedente del Brondby a cambio de un millón de euros, un jugador desconocido por el aficionado medio, pero que había disputado una gran Eurocopa con su selección. Era el primer jugador danés en la historia que se enfundaba la elástica celeste, pero abriría el camino nórdico a muchos más en un equipo acostumbrado a fichar jugadores sudamericanos principalmente.

Krhon

Los inicios de este romance no fueron fáciles, y es que ese mismo verano el Celta tuvo un desolador desengaño amoroso. El director deportivo de los vigueses, Miguel Torrecilla (obrador de la fiebre danesa en Vigo) trató insistentemente de contratar a uno de los jugadores daneses de referencia, el por entonces gunner Nicklas Bendtner. En su lugar, el Arsenal endosó al surcoreano Park Chu Young, quien fracasaría estrepitosamente en Balaídos.

Sin embargo, el brillo con el que Krohn-Dehli aterrizó en el fútbol español, no empañó esta historia. Y es que desde su fichaje, Dinamarca y la Liga Danesa han sido la principal procedencia de jugadores fichados del extranjero. Desde la temporada 12-13, el Celta ha contratado a 38 futbolistas, de los cuales seis han llegado de este país escandinavo, lo que representa el 15% de las contrataciones, teniendo sólo por delante a los jugadores españoles que representan el 31%.

Tres temporadas después de su llegada, Krohn-Dehli se marchó a Sevilla, buscando objetivos más ambiciosos. Sin embargo, el Celta no tardó en encontrarle un sustituto también danés, recomendado por el propio Krohn-Dehli. Su nombre es otro, como el de su antecesor, que también produce hermosos sentimientos a la grada celeste, Daniel Wass. Llegado desde el Evian Thonon francés, la calidad de este mediocentro, ancla del juego del Celta, puede disfrutarse cada fin de semana en Balaídos.

Desde ese momento, el amor entre Vigo y Dinamarca se intensificó, se aceleró, adquiriendo una dimensión notable. En la temporada 16/17 la calidad y el talento llegaron por partida doble. Primero sería Andrew Hjulsager desde el Brondby a cambio de 1.2 millones y posteriormente Pione Sisto, del Midtjylland por 6 millones, para ser el sustituto del emigrado Nolito. En el caso de Sisto, es nacido en Uganda, de ascendencia sudsudanesa, pero residente en Dinamarca desde los dos meses de edad, por lo que su nacionalidad es danesa.

sisto

Quizás Sisto más que Hjulsager ha dejado su marca esta campaña en Vigo, pero la relación no se ha cortado . si no mas bien todo lo contrario. En este mercado de traspasos, que acaba de finalizar, el cuadro celeste ha llevado a cabo dos contrataciones ilusionantes , que dan aire a una historia de amor que no parece terminar. Primero fue Stanislav Lobotka, sensación de las inferiores de Eslovaquia, y aunque no es danés procede del Nordsjælland, haciendo latente el dominio del Celta sobre el mercado danés.

Pero sin duda, la sensación del verano ha llegado desde el Borussia Dortmund, su nombre es Emre Mor y promete fútbol, mucho fútbol. Calidad a raudales, velocidad, desequiibrio y gol para una de las sensaciones jóvenes de Europa. Tras un desembolso récord de 13 millones, este danés de padres turcos llega para enamorar a Balaídos y a toda España.

Nadie es capaz de dominar el amor, su espontaneidad y su desenfreno. Pero si se lo trata bien es un bien duradero, y en el caso del romance del Celta y Dinamarca, estos parecen ser sólo los primeros capitulos de una historia sin un final a la vista.

Por: Arturo Encimar.

Imagen principal vía: RC Celta.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.