La Mejor Información Deportiva

Australia: Un nuevo proyecto para el mismo desafío

0

El 22 de noviembre de 2017 el seleccionador australiano Ange Postecoglou dimitía tras meter a los Socceroos en el Mundial de Rusia. Su relevo en el cargo, Bert van Marwijk, tan solo ha tenido 4 partidos amistosos para imponer su idea de juego antes de la Copa del Mundo002200_574116

De esta forma, la selección australiana inicia un nuevo proyecto exprés dirigido específicamente a la cita mundialista. Pese a que el preparador neerlandés no se ha sentado en el banquillo en ningún partido oficial, tiene la experiencia de haber llegado a la final del Mundial de Sudáfrica en 2010 con la selección OranjeEvidentemente, las expectativas son muy diferentes para los campeones de la Copa Asia 2015, y su objetivo es igualar su mejor resultado histórico en los mundiales llegando a los octavos de final. Este precedente se produjo en 2006 y el propio Van Marwijk se lo puso como su principal reto el día de su presentación.

Así las cosas, el combinado oceánico disputa su quinta Copa del Mundo, cuarta de forma consecutiva. Además de certificar esta regularidad en los últimos 12 años, los australianos buscan dar un paso más y dejar atrás la fase de grupos. No lo tendrán fácil, pues comparten el Grupo C con Francia, Dinamarca y Perú.

Por otro lado, tampoco es que los Socceroos tengan una identidad futbolística muy consolidada ya que, lo cierto es que, aún andan buscando su mejor esquema y es una incógnita saber por que alineación optará Van Marwijk en el primer partido ante Francia.

Sin embargo, los partidos de preparación ya han ido dándonos algunas pistas. La principal variación es el esquema táctico empleado por el entrenador holandés. Mientras Postecoglou acostumbraba a jugar con un 3-5-2, Van Marwijk ya ha hecho suyo el 4-2-3-1 con tendencia a mutar en pleno partido a un 4-4-2. De esta manera los Socceroos han perdido ritmo, posesión y juego por las bandas pero han ganado en seguridad defensiva, pausa y un mayor equilibrio. En definitiva son un equipo que se intenta instalar en el pragmatismo. El propio Postecoglou, aseguraba en una entrevista en The Guardian el 7 de junio, que “el nuevo entrenador no se va a preocupar por como jugamos o si encaja en una filosofía cualquiera. Está allí para conseguir nuestra mejor actuación en un Mundial y lo intentará hacer de la forma que pueda´´.

Para el debut ante Francia, el sábado, todo hace indicar que Van Marwijk alineará a los mismos once que en los dos últimos amistosos, ante la República Checa y Hungria. En portería no hay dudas, Mathew Ryan. La defensa estará formada por dos laterales de largo recorrido que incluso tuvieron sus oportunidades como carrileros, Joshua Risdon en la derecha y Aziz Behich por la izquierda. Junto a ellos estará Trent Sainsbury, que es indiscutible siempre que está disponible (está temporada se ha perdido muchos partidos por problemas físicos) y el veterano centrocampista, Mark Milligan, que con Van Marwijk se ha tenido que adaptar a una posición a la que no estaba habituado. Aun así, la zaga no es tan indiscutible debido a que Milos Degenek también ha ido teniendo oportunidades en el centro de la defensa.

La sala de máquinas estará compuesta por un doble pivote creativo formado por Aaron Mooy y Massimo Luongo. Esta decisión relegaría al banquillo al capitán y héroe de la eliminatoria de clasificación al Mundial contra Honduras, Mile Jedinak. Su hat-trick  ante los hondureños fue decisivo pero con el nuevo seleccionador ha perdido su hueco en el once.

En la mediapunta y como enganche estará Tom Rogić que con su físico y su juego asociativo tiene una gran importancia para los Socceroos. En los extremos estarán Mathew Leckie por derecha y Robbie Kruse por izquierda. El del Hertha de Berlín aportará su velocidad y capacidad de desborde por la banda y el del Bochum tratará de combinar por dentro con Rogić. Como delantero centro, Van Marwijk está confiando en Andrew Nabbout aunque también ha dado oportunidades a Tomi Juric o Jackson Irvine.

Aus-2En el banquillo esperará su oportunidad el mejor jugador australiano de la historia, Tim Cahill. A sus 38 años el jugador del Milwall disputará su cuarto mundial consecutivo. Por si fuera poco, si anota un gol el jugador de origen samoano igualaría a mitos del fútbol como Pelé, Uwe Seeler y Miroslav Klose al marcar en cuatro mundiales seguidos. Por otro lado, pese a la edad y al papel residual que parece tener el ex del Everton, no hay que olvidar que sigue siendo el hombre al que siempre se acude para sacar a Australia de una situación de emergencia, como ya hiciera en la repesca ante Siria. Así que, no se extrañen si vuelven a ver a Tim Cahill exhibiendo sus dotes como boxeador en el banderín de córner después de haber marcado un gol.

Por: Cristian García 

Imágenes: vía rpp.pe y sextoanillo.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.