La Mejor Información Deportiva

Así es imposible, Athletic

1

Otra final de Copa del Rey más que se va al limbo. El Athletic no solo ha perdido su quinta final de Copa consecutiva, sino que ha dado una imagen pésima en una segunda parte que quedará en la historia negra de los rojiblancos.

No pudo ser. Esa es la frase que más he leído en todas las redes sociales desde el pitido final de Estrada Fernández. Esto es una equivocación. Una vez más, fue el Athletic quién no hizo nada para conseguir el empate tras el penalti transformado por Mikel Oyarzabal.

Los cambios de Marcelino no surtieron el efecto que seguro esperaba el asturiano y las «estrellas» del equipo, otra vez, desaparecidas, algo que ya es clásico en las finales de Copa del Athletic. Williams, Muniain, Raúl García o Yuri fueron anulados por el excelente y efectivo sistema de Imanol Alguacil. Tuvo que entrar Asier Villalibre para que los rojiblancos dejaran de usar prismáticos para ver a Álex Remiro.

«Excesiva responsabilidad y obligación por ganar este partido»

Estas fueron algunas de las declaraciones de Marcelino en la rueda de prensa posterior al partido. Resume perfectamente lo que expresó su equipo sobre el terreno de juego. Ambos equipos jugaron a no asumir riesgos, pero, si a uno de los dos equipos se vio cohibido fue al Athletic. Solo en un pequeño tramo de la primera parte se vio cómodo al conjunto bilbaíno.

Imagen
El Athletic comenzó creando ocasiones de peligro, pero eso se acabó rápidamente | Foto: Athletic Club

De todos los cambios que introdujo el técnico asturiano, tan solo el ‘Búfalo’ Villalibre fue capaz de aportar algo de chispa al ataque, pero no era suficiente. Muniain estaba fundido, Williams, desaparecido en combate, y Raúl García estuvo dominado por Le Normand.

Un error de Yeray en la salida de balón, algo que estaba haciendo de cine hasta el momento, precipitó la rápida jugada de la Real Sociedad que acabó con el penalti de Íñigo Martínez a Portu. El colegiado «perdonó» la roja al exjugador de la Real Sociedad y ahí acabó el partido. Mikel Oyarzabal engañó a Unai Simón y hizo el gol que parecía y acabó siendo definitivo.

«Es muy duro perder una final, pero en 15 días tenemos otra y hay que ir a por ella»

Volvemos a usar las palabras de los protagonistas de la final de Copa. Esta vez es Óscar de Marcos, quién representa el pensamiento de los seguidores del Athletic con esta afirmación. Se ha perdido una bala, pero la afición sabe que hay otra oportunidad. ¿Hay suficiente tiempo para reponerse del palo? Esa es la pregunta que se hacen los seguidores rojiblancos.

Marcelino debe animar a sus pupilos para conseguir esa Copa del Rey, la misma que los vizcaínos llevan buscando desde 2009. A pesar de que hay otra oportunidad, esta es mucho más difícil de aprovechar, ya que el FC Barcelona llega crecido a una cita en la que buscará venganza por la Supercopa.

Me gustaría cerrar con una reflexión final sobre el encuentro de ayer. El Athletic no fue, en ningún momento, rival para una Real Sociedad que mostró una versión light de lo que ha enseñado durante toda la temporada. Mucho tienen que cambiar los rojiblancos para tener algún tipo de aspiración de cara a la final que se jugará en dos semanas. Como diría el gran Andrés Montes: «Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible». Jugando así es imposible.

Marcelino, es hora de cambiar el chip | Foto: Athletic Club

Imagen principal: RFEF.

Por: Nacho Ortiz Escobar.

Sígueme en @NachoOrtizEs_ y sigue toda la información y actualidad del mundo del fútbol en @Vip_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

1 comentario
  1. Ana dice

    Hola, bueno artículo, lo único…
    ¿podrías corregir los siguientes errores por favor?
    Surtieron efecto en lugar de «surgieron» efecto.
    Mikel Oyarzabal engaño (lleva tilde)
    Óscar de Marcos, quién representa el pensamiento (sin tilde)

Deja un comentario