La Mejor Información Deportiva

Apostar por el talento precoz a tiempo, vital en Can Barça

0

La deseada vuelta al Barça de Eric Garcia es la última evidencia de que es tan o más importante saber detectar a tiempo a las futuras estrellas de La Masia como tener buen ojo fichando. El talento exótico no debería prevalecer por encima del casero.

En torno a los 16 años, justo en el momento del salto del Cadete al Juvenil, las perlas de la cantera azulgrana quedan libres: los clubes extranjeros pueden empezar a seducirlas con proyectos futbolísticos ambiciosos y ofertas suculentas. Un verdadero punto de inflexión en la corta carrera de cada talento. El Barça, si ve que el joven se encandila con los cantos de sirena de otros grandes, tiene que decidir si vale la pena apostar por él o dejarlo marchar. Debe saber discernir los cracks de los futbolistas corrientes.

Es evidente que éste no es un método exacto –muchos no llegan a cumplir jamás las expectativas que suscitaron– pero el Barcelona debe poner todos sus esfuerzos para intentar que lo sea cuanto más mejor y, así, evitar lamentaciones futuras. Sin embargo, parece que en estos últimos años el Barça no ha estado muy por la labor y ha dado el brazo a torcer con muchas jóvenes promesas. Es cierto que ha blindado a algunas, como a Riqui Puig, Ansu Fati o Ilaix Moriba, y que no a todas se les puede dar todo lo que piden –he aquí la importancia de saber discernir–, no obstante, también ha cometido errores garrafales que pesan incluso más que los aciertos.

A parte de una inversión insuficiente, el pobre proyecto deportivo no ayuda para nada a reducir la fuga de canteranos. Mientras clubes como el Manchester City o el Borussia Dortmund les prometen entrar en la rueda del primer equipo en pocos años, el Barça ignora el talento casero y recurre a jugadores ajenos para rellenar huecos secundarios de la primera plantilla. Es un sinsentido enorme: lo poco que el club se niega a invertir por un jugador de la casa prometedor lo gastan en otro de afuera que no es mejor. Con fichajes como los de Trincão, Neto, Braithwate o Matheus Fernandes cualquier excusa económica queda totalmente anulada; sí hay dinero, pero para cromos nuevos y más atractivos.

Los últimos talentos perdidos

La nueva hornada de talentos desechados de La Masia está empezando a sacar la cabeza. Take Kubo y Eric García, compañeros de Ansu Fati en las categorías inferiores, son los dos que más han destacado y ya se han asentado en la élite.

El extremo japonés de 19 años, cedido por el Real Madrid al Mallorca, está maravillando a la afición bermellona con su juego: velocidad, fintas y regates siempre con el balón pegado al pie. Ha ido de menos a más hasta convertirse en un jugador clave para el equipo. Empezó sin demasiado protagonismo, castigado por su juventud y falta de experiencia, aunque en poco tiempo pasó a liderar el juego de un equipo que lucha desesperadamente por no bajar de categoría. A su edad, Take maneja un talento extraordinario, pero su factor diferencial es el rigor y el acierto con el que juega. No hace nada de cara a la galería.

Eric García, también de 19 años, se ha ganado la confianza plena de Pep Guardiola en el City. Debutó con el primer equipo siendo menor de edad y hasta el comienzo de esta temporada fue jugando con cuentagotas. Este curso, sin embargo, ha aprovechado la plaga de lesiones defensivas de los sky blues y ya se ha hecho un hueco importante en el equipo. El último partido, contra el Liverpool, lo dejó bien claro: fue titular en el centro de la defensa por delante de sus compañeros más experimentados Otamendi y Stones. A pesar de su físico discreto y la falta de madurez defensiva, su elegancia y precisión con la pelota ha gustado mucho tanto a Pep como al Barça, que pretende enmendar el error pasado y traerlo de vuelta a casa.

En el City, club asiduo a la pesca de jóvenes talentos azulgranas, hay otros dos jugadores cerca de poder tener minutos en el primero equipo: Adrià Bernabé (19) y Pablo Moreno (18). A diferencia de la pareja anterior, no son de rendimiento inmediato pero, sin duda, van a ser dos futbolistas a tener muy en cuenta en un futuro. Bernabé ya debutó con los grandes la temporada pasada pero, por el momento, su lugar está en el equipo sub23. Y Pablo Moreno, goleador nato, se acaba de incorporar al equipo citizen esta misma semana procedente de la Juventus, quien se lo llevó del Barça, y espera seguir los pasos de sus compatriotas.

 

Imagen principal vía: Manchester City

Síganme en @davidmilian_ y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario