AnálisisDestacadoPolideportivo

Alcaraz avanza a semifinales de Roland Garros

El murciano, Carlos Alcaraz, vence a Tsisipas en tres sets (6-3, 7-6 y 6-4) y se cita en la siguiente ronda con Sinner

El murciano, Carlos Alcaraz, vence a Tsisipas en tres sets (6-3, 7-6 y 6-4) y se cita en la siguiente ronda con Sinner.

Carlos Alcaraz mantiene la racha contra el griego, al que ha ganado las seis veces en las que se han enfrentado. El español, se ha convertido en su “kryptonita”. A este paso, la próxima vez que se cruce el griego con el murciano, fingirá una lesión o se retirará por problemas intestinales, ya que definitivamente le tiene comida la moral. De hecho, tras la derrota, el de Atenas lo elogió y reconoció la superioridad del español. “Tiendo a creer que la calidad de mi bola es una de las mejores del tour. Pero Carlitos tiene una calidad de juego que experimento contra otros oponentes. Simplemente me trae problemas. Siento que su tiro es profundo y tiene mucho efecto y no he podido lograr algo bueno”. Además añadió: “Es un viaje difícil. No es agradable, seguro. Por supuesto, le deseo lo mejor porque cuando juego contra él, recuerdo cuánto hay que mejorar como tenista”.

Carlitos arrancó el encuentro al resto y en el primer juego ya le había roto el servicio al griego. El murciano atacaba la zona alta de revés de su rival, el cual no se sentía cómodo en pista alejado de la línea de fondo cuando dominaba Alcaraz. Además, no le funcionaba el primer saque, por lo que no podía ser tan agresivo como de costumbre. Encima el español conectaba primeros servicios ganando prácticamente todos los puntos y se movía como si tuviese patines por la pista, es decir, a una velocidad pasmosa. Por ello, el murciano cerró el primer set enseguida, concretamente en 32 minutos. El español se divertía en pista y parecía que estaba jugando contra el vecino del quinto o enfrentándose a un “tenista challenger”.

Segundo set clave

En el segundo set, al griego “se le cruzaron los cables” y cometió un festival de errores no forzados, incluso con la derecha (acabó con 33 el encuentro por 22 de Alcaraz). El ex de Paula Badosa reventaba la bola en cada golpe e imploraba al cielo pidiendo ayuda divina. Mientras, Alcaraz mantenía su saque y seguía firme como una roca desde el fondo de pista, consciente de la inestabilidad mental del griego. Sin embargo, en el séptimo juego del segundo set, Tsitsipas logró hacerle un break al murciano para poner el 4-3 en el marcador. Entonces, el griego se creció y empezó a conectar golpes ganadores. Mientras, Ferrero le pedía a su pupilo que fuese más agresivo con los restos en los primeros servicios del griego. Y así fue. De hecho, el español acabó el encuentro con 39 restos ganadores por 22 de su rival. Debido al nivel que ambos exhibían, la segunda manga se fue al tie-break donde Alcaraz estuvo más calmado en los momentos del choque, lo que le permitió llevarse el segundo set en la muerta súbita. Durante el tie-break el griego se quejó de los alaridos del español al golpear la pelota. El griego andaba desesperado y empezaba a tener unos déjà-vo de sus enfrentamientos anteriores, precisamente donde se inventó ese término, o sea, en Francia.

Ya en el tercer set, el griego, optó por intentar pegarle un pelotazo a Carlitos tras una subida a la red, pero Alcaraz lo evitó, pese a que el griego se llevó el punto. Después el español lo retaría con la mirada, «como si tratase de una pelea del Oeste», aunque el griego le dio la espalda. Finalmente, el español tiró de mentalidad ganadora y de clase para levantar un 0-30 del griego para llevarse el partido con una dejada “marca de la casa”.

 

Imagen principal vía: Carlos Alcaraz.

Síganme en @enganche94 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba