La Mejor Información Deportiva

Alberto Rivera como lección para Odegaard

0

El gran debut de Odegaard en la Real Sociedad deja en entredicho el trato del Real Madrid hacia él. La historia se está volviendo a repetir y un caso no tan pasado es el de Alberto Rivera. 

Puede parecer cansina esta frase, pero la historia sigue estando vigente para aprender de los errores del pasado. Florentino debe ser sabedor de ello y más viendo como en su día apostó muy seriamente por el crack noruego.

Ya dio pinceladas en la liga holandesa absolutamente cruyffista y aun así, no tienen el valor de darle el timón en el primer equipo. Está claro que se vende mucho humo por la precocidad de determinados jugadores para que luego los usen como juguetes rotos. Y lo más triste de todo es que parte de ellos no han perdido un ápice de su profesionalidad a lo largo de su carrera.

Uno de los casos que más he podido sentir de cerca es el de Alberto Rivera. Este jugador de mi tierra manchega es el más joven en marcar con la camiseta del Real Madrid. Valdano le dio la oportunidad de su vida ante el Celta cuando el equipo ya era campeón allá por junio de 1995.

En ese momento, la «Quinta quinta» se perfilaba como un sustento sólido para el conjunto de Concha Espina. Es cierto que gente como Raúl, Guti y Álvaro Benito empezaron a coger peso en temporadas posteriores mientras que Alberto seguía quemando etapas en las categorías inferiores.

Tras haber pasado sucesivas cesiones al Numancia y al Olympique de Marsella, compartió vestuario con galácticos de la talla de Figo, Zidane o Roberto Carlos. Nunca llegó a tener hueco en un equipo que se sustentaba por alineaciones hechas por decreto y para colmo, el equipo hacía un fútbol vulgar en el que los jugones no salían favorecidos.

Al igual que nunca se le dio el timón a Eto´o para que Raúl fuera intocable, Zidane siempre estaría por delante de Rivera. Es cierto que la calidad del francés era mayor que la del manchego, pero su polivalencia era enorme y se le podría haber dado minutos paulatinamente para que fuera sacando lo mejor de sus cualidades.

Resultado de imagen de rivera betis

Seguramente habrá aficionados que discrepen con este artículo, ya que Rivera solo fue una vez con la selección y no volvió a jugar en un equipo de primer nivel. Al igual que le ocurrió en su día a Sergi Samper con el Granada, tanto Levante, Betis y Sporting estaban a merced de la permanencia. Esta circunstancia les obligaba a incluir una postura resultadista.

Eso sí, cuando Lorenzo Serra Ferrer no se desmarcó del fútbol ofensivo en el primer tramo de la temporada 2005-06 con el Betis o el mismo Schuster con Levante, el pequeño Riverita deslumbró con su velocidad, pases y visión de juego. Además, había adquirido una garra que aprendió a usar gracias al magisterio desprendido por Preciado en sus tiempos como entrenador del propio equipo granota.

Este artículo no intenta hacer propaganda de los buenos jugadores que salen de mi ciudad natal, Puertollano. Simplemente trata de ejemplificar cómo la influencia de un entrenador valiente y de un estilo determinado puede catapultar a un jugador hacia la fama. En el artículo de hoy, el protagonista ha sido Rivera, pero no es el único mirlo despreciado. Otros como el mismo Eto´o, Parejo o Miguel Torres corrieron la misma suerte, pero sus casos serán estudiados en futuras piezas periodísticas.

Imagen principal vía: El Comercio

Síganme en @victor9715 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo o en nuestro Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario