La Mejor Información Deportiva

Al Leeds de Bielsa el tiempo le da la razón

0

El Leeds de Bielsa venció 0-5 ante el West Bromwich Albion, despejando así cualquier duda sobre el estilo que les trajo a dónde hoy están.

Porque las ideas no se traicionan

Marcelo Bielsa ve, siente y afronta el fútbol de una manera tan única y especial, que acabó por convertirse en necesaria. Esta singularidad es apreciada por la inmensa mayoría del «mundo fútbol», pero también da cabida a que muchos oportunistas aprovechen los fracasos de Bielsa para tratar de aleccionar al técnico argentino sobre qué tan obvio era que iba a fracasar con ese estilo. Un estilo que es una filosofía de vida. Una filosofía de vida por la que merece la pena luchar. No entraremos en cuál es -porque ese tema se merecería varios artículos independientes a este- pero Bielsa es posible que sólo tenga una cosa clara, y esa es que bajo ningún concepto o circunstancia, él o su equipo vayan a traicionar a ésta.

Dinámica negativa

El Leeds ante WBA recuperó su identidad, aquella que pareció disiparse ante el Burnley a pesar de la victoria por 1-0. Aquel partido fue una anomalía, no una norma que se iba a aplicar de allí en adelante. El Leeds venía de perder 6-2 ante el Manchester United -equipo perfectamente capacitado para destrozar los encajes Bielsistas en fase defensiva-. Tras adelantarse pronto en el marcador contra un rival directo como Burnley, con un calendario tan cargado como el que venía y con la sombra de Old Trafford sobre sus cabezas, se dieron todas las circunstancias necesarias para ver tal anomalía. Es por ello, que hoy más que nunca, era necesario librarse de esas cadenas y dar un golpe sobre la mesa, ante un rival como WBA que venía de empatar al Liverpool pero no estaba exento de dudas.

WBA 0-5 Leeds

Y así fue. El Leeds volvió a creer, sabían cada uno de los jugadores que hoy era el día en el que debían recordar el por qué de su estilo. De su identidad. Con una primera parte apabullante, marca de la casa. 0-4. El equipo de «El Loco» recuperó su idiosincrasia, la de no responder las preguntas que les propone el rival porque están demasiado ocupados preguntando y exigiendo respuestas a este último. El WBA de «Big Sam» se sintió desconcertado, incapaz de empezar a procesar qué les estaba pasando por encima. Lejos de responder a las preguntas que le impuso Bielsa, se quedaron atónitos, sin capacidad de respuesta. No fueron capaces de asimilar ni la intensidad, ni la calidad, ni la propuesta táctica del Leeds. Tras esta primera parte, parecería que el Leeds bajaría la guardia y el WBA empezaría a crecer por pura necesidad. Falso. Los «Whites» cerraron el partido con unos 45 minutos en los que tuvieron el 80% de la posesión, metieron 1 gol y permitieron 1 tiro a puerta rival, sin peligro alguno. Demostrando que este Leeds no perdona. Que van muy enserio.

Imagen

Kalvin, Klich y Rodrigo como A, B, C

El dominio «White» se puede explicar desde las figuras de Rodrigo, Klich y Kalvin Phillips. Dinamismo y verticalidad como estilo de vida. El WBA trató de realizar un marcaje al hombre en el centro del campo, lo que fue el primer error. Tratar de marcar al hombre a los 3 mencionados anteriormente -que viven estas situaciones todos los días en los entrenamientos pues el Leeds defiende igual- es ya un error lo suficientemente grave, como para que encima lo hagas mal. No sólo recibía Kalvin siempre sin marca, sino que ésta (Matt Phillips normalmente) llegaba tarde, y una vez Kalvin se gira y tiene el campo de cara, «game over». En estas situaciones, no hay 3 mejores jugadores que él en toda la Premier, te mata desde su lectura, rango y precisión en los pases.

Si a esto le sumamos que Rodrigo y Klich sorteaban sus respectivos acosos como si estos últimos ni existieran, entonces ya sí que estás firmando tu sentencia de muerte. Por no mencionar que sus respectivas marcas no tenían ni la menor idea del por qué de los movimientos sin balón de ambos. Que volvieron a ser excepcionales. La clarividencia que tienen ambos para manipular a sus marcas y hacerlas caer constantemente en trampas, que derivan en que el otro de la pareja reciba en una situación ventajosa, borda la inefabilidad. Una vez recibían estos dos en carril central, conseguían contraer al WBA, para acto seguido, exteriorizar el juego. Esto permitió a Raphinha  y Jack Harrison recibir siempre en 1vs1, su situación preferida. A partir de aquí, el Leeds dominó el juego y el marcador. Yéndose 4-0 al descanso, dejando el partido muerto y mandando un claro mensaje a la Premier League: Este Leeds vino para quedarse.

Imagen principal vía: Leeds United.

Síganme en @PizarraRayo y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram:@vp_deportivo.

Deja un comentario