La Mejor Información Deportiva

A por todas Baby Yoda

@DisneyPlusES
0

Ensayo sobre la necesidad de ser humilde y leal en mundos llenos de lujo como la Fórmula 1.

El amor es una palabra utilizada con tremenda ligereza, pero la comprensión de su significado exige una gran capacidad de transformarte en armonía cuando la tormenta no cesa en su empeño de empapar nuestra materia física.

Al fin y al cabo, la dificultad acaba poniendo a prueba todo vínculo amoroso y una relación de pareja no permanece ajeno a este movimiento astrofísico. Porque si la evolución de la pandemia supuso una evolución de la percepción del dolor; en la que se pasó del llanto kilométrico durante el confinamiento a ser anestesiado en la tercera ola ante la dureza de las inesperadas cepas, el amor no debía pasar por los mismo.

El amor por encima de todo

Las mariposas marcan el inicio de un vínculo que puede acabar en fundir dos cuerpos en uno. No obstante, dicha unión exige un nuevo funcionamiento en el sistema inmunitario, sobre todo a la hora de combatir posibles discrepancias en búsqueda de la consecución de la compatibilidad deseada.

Cuando la F1 y Star Wars unen fuerzas - VAVEL España

Cabe destacar que todo organismo busca la fluidez de sus necesidades básicas, pero el modus operandi puede ser diverso. Este humilde escritor no ha dejado de experimentarlo con su pareja, ya que ella no deja de pedirme coherencia cuando critico el Periodismo del corazón mientras defiendo la veracidad, aunque con mucha más elegancia y lealtad al sentido común.

Seas como seas, distingue bien y mal

Por otra parte, mi compañera de viaje nunca ha dudado en mostrarme su rechazo hacia Star Wars, considerándolo como una fumada argumental. Sus argumentos caen por su propio peso cuando le preguntas: ¿acaso hablar del bien y del mal evitando el lado oscuro de la fuerza solamente es algo exclusivo para cierta gente flipada?

Es bien archiconocida la siguiente frase del maestro Yoda: «el miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento». Precisamente la glamuroso mundo de la Fórmula 1 manifestado en el Gran Premio de Mónaco representa esta incesante batalla.

Si el trazado monegasco ofrece un margen de error minúsculo, un error fatal en la Fórmula 1 puede acabar contigo, sobre todo si la mente humana no está preparada para convivir en esta competición. ¿Cuánta gente cayó por el camino por no controlar su fuerza interior o, en su defecto, dejarse vencer por sus miedos?

Los caídos son innumerables, pero quiénes encuentran el equilibrio personal acaban convirtiéndose en verdaderos maestros. Afortunadamente, mucha gente, entre ellos yo, hemos comenzado a conocer el equilibrio entre la armonía personal y la satisfacción profesional.

Aprender a ser leal mediante simbolismos

Además, por mucho que siempre haya habido un particular maestro Yoda que te haya enseñado el camino hacia la felicidad plena, nunca estás preparado en plenitud para afrontar el dolor originado en una desgracia. Es el momento de la reinvención, pasando a llamarte Baby Yoda, ya que debes volver a crear una escultura utilizando toda tu experiencia.

Dicho procedimiento es el que experimentó el perro Enzo, protagonista en la película El arte de vivir bajo la lluvia. Mucho se ha hablado de la fama que adquirió el perro Cook en la gran pantalla, sobre todo cuando era Valentín en Aquí no hay quién viva, pero nunca a la altura del golden retriever. Cabe destacar que Enzo nos permitió comprender el funcionamiento del alma canina.

No debemos olvidar que el perro cogía todo el peso del hilo argumental de la película para narrar la historia de su amo, Denny, su esposa Eve y su hija Zóe. Aquella vorágine de sentimientos mostradas durante una hora y 48 minutos de película avalan aquella genial idea británica que lleva a catalogar a los perros como animales con sentimientos.

A pesar de tratarse de una verdad manifiesta con aquellas personas amantes de animales domésticos, uno no se percata al completo de ello hasta que se adentra en su universo. Porque uno no «chochea» más con un perro que con otro por ser más o menos bonito, sino por la forma en que profundiza con sus sentimientos.

En la misma medida, suele ocurrir cuando tus amigos suelen decirte que la Fórmula 1 se basa únicamente en dar equis vueltas al mismo circuito. Siento ser excesivamente duro, no saben lo que se están perdiendo por no abrazar al simbolismo que tanto usó Freud para entender el simbolismo de los sueños.

You can Baby Yoda

Quizás deberíamos usar la capacidad racional del psicoanalista si pretendemos otorgar el símil que supone gozar de la perfección al dar una vuelta perfecta en Mónaco tras años de mecanización con el hecho de hacer crecer vertiginosamente a Baby Yoda.

Porque pueden tacharme de mezclar diversos temas, ¿pero qué sería del entendimiento de la vida sin simbolismos o alegorías? Porque si Enzo se reencarnó en persona, dicha metamorfosis necesita modelos para inspirarse en cambios que te hagan ver la luz.

Por tanto, a Baby Yoga hay que darle ánimo, ya él pondrá toda su sabiduría y pundonor para vivir otros 399 años repartiendo consejos, muy necesarios para la gente de la Fórmula 1. ¿Tanto cuesta aprender el concepto de lealtad de los perros para extrapolarlo en universos llenos de glamour?

Imagen principal vía: @DisneyPlusES

Sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario