La Mejor Información Deportiva

Andrey Arshavin, el mago ruso

0

Hoy recordaremos al que fue, sin duda, el mejor talento del fútbol ruso, Andrey Arshavin. Un jugador con una magia inigualable y una fugaz carrera.

En la temporada 2007-08, cuando Schuster entrenaba al Real Madrid, Adriano conquistaba Italia con el Inter y Sir Alex Ferguson ganaba otra Premier League con el Manchester United y Cristiano Ronaldo, en Rusia nacía una estrella.

No muy lejos de la capital rusa, en San Petersburgo, el Zenit se proclamaba campeón de liga. Zyryanov, Denisov, Anyukov… un equipo de verdaderos talentos y figuras. No obstante, sobresalía un jugador. Andrey Arshavin, un mediapunta de 26 años que podía jugar como extremo, se convertía en el jugador revelación. No de la temporada, sino de Europa.

Tras conquistar un histórico triplete (Liga, Copa y Copa de la UEFA), todos los clubes importantes de Europa querían fichar al talentoso ambidiestro. El verdadero escaparate para el bueno de Andrey fue la Eurocopa del 2008.

Rusia había entrado en el bombo de Suecia, Grecia y una España totalmente innovadora. Tras haber derrotado a Grecia y Suecia sin problemas, Rusia se plantaba ante una poderosa Holanda en cuartos de final. Van der Sar, Van Nisterlooy, Sneijder y Van Persie, entre otros, les esperaban con ansias de victoria.

La historia la conocemos de sobra. Andrey Arshavin se puso el mundo por montera y elevó el fútbol de Rusia a un nivel estratosférico. Pausando el juego, pero a la vez dotándolo de una velocidad solo digna de los mejores, trazando pases imposibles, creando magníficas jugadas recibiendo siempre el balón a la altura del medio campo y arrancando hacia el área. Complicando la tarea defensiva de los holandeses, sin miedo a un cara a cara con cualquiera de ellos. Así nació de sus botas el 1-2 en el minuto 112 de la prórroga. Un centro imposible para que rematara, como pudo, Torbinski.

Pero los que conocíamos a Andrey sabíamos que todavía no había acabado. Un control orientado dejando pasar la pelota casi en el área pequeña de Van der Sar y zafándose así de Heitinga, fue todo lo que necesitó para colar el balón por debajo de las piernas del guardamenta holandés. Rusia ganaba 1-3 y era semifinalista de la Euro´08.

Andrey Arshavin celebrando su gol ante Holanda en los cuartos de final de la Eurocopa 2008.

Allí esperaba España. Probablemente, aquel partido fue la mayor exhibición de «tiquitaca» que se recuerde hasta el momento por parte de la selección. Xavi, Iniesta, Fábregas, Güiza, Villa, Torres, Sennaaplastaban a la Rusia de Arshavin por tres goles a cero. La travesía del galeón ruso llegaba a su fin.

Tras el magnífico torneo que disputó Andrey, era normal que toda Europa se peleara por él. El mago ruso era la sensación mundial y su calidad, inigualable. Nunca antes se había visto un jugador ruso de tales características. Puede parecer un atrevimiento decirlo, pero cuando tenía el día, solo se comparaba con el mejor Messi.

No fue hasta el mercado de invierno cuando fichó por un equipo grande. El Arsenal pagaba al Zenit 24 millones de euros por el ruso. Aquella temporada fue, sin duda, la mejor en cuanto a calidad técnica de Arshavin. Cada fin de semana, todo aficionado, sea o no gunner, esperaba en el estadio, en el bar o en su sillón de casa a que Andrey saliera a jugar. Cada partido era una verdadera función de magia en el Emirates.

El 21 de abril de 2009, Arshavin se consagró en la Premier League. El Arsenal llegó a Anfield para enfrentarse al mejor Liverpool de los últimos años. Reina, Mascherano, Xabi Alonso, Gerrard, Torres en su mejor nivel…  Fue un partido completamente llevado a la locura. Dos goles de Torres y dos de Benayoun por parte del Liverpool. ¡Cuatro goles de Arshavin por parte del Arsenal!. Aquel día, Andrey fue totalmente destructivo, y ese partido está ya inscrito en los libros de la Premier como uno de los más emocionantes de la historia del fútbol inglés.

A partir de la temporada siguiente, el jugador ruso tan solo tuvo destellos de lo que un día fue. Quizás por su indisciplina y la llegada de Fabio Capello a la selección rusa, que no contó con él, hizo que se alejara de la élite.

El talento ruso nos dejó unos años de pura magia sobre el terreno de juego. Un jugador totalmente desequilibrante que hacía temblar a la defensa rival. Alguien que tenía todo lo necesario para llegar a donde él quisiera. Y, realmente, así lo hizo.

 

Imagen principal vía: Premier League

Síganme en @jfer97 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario