La Mejor Información Deportiva

Este Barcelona es un mar de problemas

0

Tras un dubitativo inicio de temporada, analizamos algunos de los principales problemas del conjunto blaugrana.

Es evidente que el Fútbol Club Barcelona no atraviesa uno de sus mejores momentos. Pese a que mirando la tabla no parezca tan grave, si entramos en detalle lo es. El Barça se encuentra en segunda posición tras 8 jornadas de liga, con 16 puntos y a 2 del líder, Real Madrid. Además, en la fase de grupos de la Champions League está también en segundo puesto, empatado con el Borussia Dortmund. Por tanto, el problema no radica en los resultados.

En primer lugar, hace tiempo que el Barça ha dejado de tener un estilo de juego claro y definido, y para la afición culé ese es un mal provocado por Ernesto Valverde. Muy probablemente ha perdido la fe de la parroquia blaugrana, y es que los duros golpes, 2 años consecutivos, ante Roma y Liverpool, han causado estragos. También se le cuestiona su capacidad de decisión y reacción, efectuando los cambios tarde en el partido y sin adaptar el sistema de juego al rival al que se enfrenta. Parece bastante improbable que salga «vivo» si ocurriese otra nueva debacle esta temporada.

Ernesto Valverde en una rueda de prensa. Imagen vía: Twitter FC Barcelona.

En segundo lugar, el rol de Antoine Griezmann y Ousmane Dembélé también está en entredicho. Antoine llega este verano procedente del Atlético con el objetivo de ser la pieza que faltaba para completar un perfecto tridente. Sin embargo, aún no ha acabado de carburar. Tras 8 jornadas no ha conseguido adaptarse al equipo, si bien Valverde no le sitúa en su posición, con solo 3 goles. En los partidos fuera de casa está desaparecido, y ese bajo rendimiento le ha costado la titularidad en el último partido de liga. Por su parte, Ousmane sigue en la misma dinámica del año anterior. Ya se ha perdido 6 partidos por lesión esta temporada y tan solo ha anotado un gol. Si esto fuese poco, fue expulsado y sancionado ante el Sevilla tras decirle al árbitro que era «muy malo». Una muestra más de su inmadurez y su poca inteligencia en el campo.

Otro factor a tener muy en cuenta es Leo Messi. El astro argentino ya tiene 32 años y es consciente de que ha de empezar a descansar con más asiduidad. De no ser así podría incurrir en lesiones como las que le imposibilitaron disputar la pretemporada y otros 5 partidos de liga. El problema está en cómo sustituirle. Como es obvio, la baja de Messi es siempre dura y se nota mucho si miramos los resultados del Barça sin él. Y es aquí donde reside la oportunidad del club catalán de pulir a la joven promesa Ansu Fati en algo lo más parecido a Messi que puedan. Pero también hay que tener cuidado en este tema, pues la presión de la prensa puede dañarle y mermarle, y que se quede en un caso más como el de Bojan, Adama o Munir.

Leo Messi sustituyendo a Ansu Fati en Dortmund. Imagen vía: Twitter FC Barcelona.

En cuarto lugar, Samuel Umtiti e Ivan Rakitic son también un foco de problemas para el equipo blaugrana. El francés ha priorizado la selección nacional en vez del club, disminuyendo así la confianza depositaba en él y además lesionándose. Esta situación hace que tenga muy difícil retornar al puesto de titular una vez se recupere de su lesión, puesto que ya había perdido con Lenglet antes de su lesión. El defensa, que parecía ser el complemento perfecto de Piqué está más cerca de abandonar el club que de volver a ser importante. Por otra parte, el croata apenas cuenta con minutos en este arranque de temporada. Estuvo en la rampa de salida como posible solución para abaratar la vuelta de Neymar, pero él no quiso abandonar el Barça. Ahora la situación es al revés: no está jugando, quiere salir en invierno y el Barça parece dispuesto a dejarle ir.

Ivan Rakitic y Samuel Umtiti durante un entrenamiento. Imagen via: Twitter FC Barcelona

Por último, abordamos uno de los grandes debates en el seno barcelonista: ¿cantera o cartera? Si tenemos en cuenta las últimas temporadas queda claro que La Masía está perdiendo fuerza. Fichajes como los de Mina, Boateng o Murillo son innecesarios. Es imposible que en la cantera del Barça no haya ningún jugador que pueda ejercer el rol de cuarto central. Y es también poco rentable poder llegar a gastar 30 millones por Junior, teniendo a Cucurella (cedido con opción de compra) y a Miranda. En lo que debería esforzarse el Barça es en promover los posibles futuros talentos y darles oportunidades. Sin ir más lejos, a Riqui Puig la Segunda B le queda pequeña.

Quizá y sólo quizá abordando de la mejor manera posible estos problemas pueda el Barcelona volver a luchar, de verdad, por la Champions, y lograr una base sólida para años venideros. Pero mientras tanto, tendremos que seguir viendo la evolución del club imaginando como sería si se hiciesen bien las cosas.

Imagen vía: Twitter Oficial FC Barcelona.

Síganme en @samuelosorio__ y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja un comentario