La Mejor Información Deportiva

24 de mayo, día de emociones madridistas

0

A estas alturas de mes el madridismo rememora las mejores noches de su historia. Con una nueva final de Champions a la vuelta de la esquina, el recuerdo de París y Milán sigue presente. Dos finales con sabor español. El morbo en aquellas citas era mayor por el hecho de demostrar quién poseía la hegemonía no solo de España, sino también en Europa.

Empezando por la más reciente. La Décima. El derbi de la capital esta vez no se jugó en Madrid. Lisboa fue el escenario que supuso un punto de inflexión para el club merengue. Desde entonces en tan solo una ocasión no ha sido uno de los representantes en la final. Aquel gol de Ramos en el minuto 93 ha quedado grabado en la mente de todos los madrileños, ya se para mal o para bien. El partido, que terminó en goleada, también les sirvió a los de Simeone como estímulo para presentarse años después a un acto semejante. Mismo rival, mismo desenlace.

El Real Madrid volvía a levantar ‘la orejona’ 12 años después. Los goles de Sergio Ramos, Bale, Marcelo y Cristiano Ronaldo firmaron para el equipo una de las mejores noches de su historia. El rival, los goles y la forma de la que se logró el trofeo fueron más que suficientes para que los blancos viviesen unos días de auténtico júbilo.

Anteriormente, en otro 24 de mayo, en este caso del 2000, el Valencia sufrió a la bestia blanca de la misma manera. Llegó la Octava. París acogió la primera final de Champions entre dos equipos españoles. Morientes, McManaman y Raúl fueron los encargados de que la balanza se decantase hacia su lugar. Los de Vicente del Bosque revalidarían el título dos años después tras haber vivido con anterioridad una larga sequía europea. A dos días de una nueva reunión con su competición por excelencia, desde la capital se recuerda dos finales con gran significado.

octava

Fuente de imágenes: Real Madrid

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.